fbpx

¿Qué es un país sin industria?

Analizamos la situación económica del país, haciendo hincapié en Canarias, y proponemos soluciones vía creación de la Industria del Cánnabis.

Tres son los pilares fundamentales que sostienen el producto interior bruto, la riqueza, de un país: la agricultura, los servicios, y la industria. En España, la mayor parte de las empresas se dedican al sector servicios (78%) mientras que a la industria se dedican, de media, solo 7 de cada 100[1]. El peso del sector servicios es aún mayor en Canarias, donde supera el 80% de su PIB, lo que significa que el porcentaje de valor añadido comunitario sobre el total nacional de oscila entre un intervalo del 0 y el 15%.

Si tenemos además en cuenta la caída del 17,8% del PIB español en el segundo trimestre como consecuencia de la crisis sanitaria que padecemos, comprobamos que la situación, que ya era deficiente según los estándares de la Comisión Europea –que instaba a un renacimiento industrial que situara la industria española en cotas iguales o superiores al 20%[2]– , se nos antoja alarmante.Detenernos en los datos comunitarios de Canarias no hace sino constatar esta grave situación, pues, según nos confirma el Instituto Canario de Estadística (ISTAC): “El Producto interior bruto (PIB) generado por la economía canaria registró una caída interanual del 36,2% en el segundo trimestre de 2020 en comparación con el mismo período del año anterior.”[3]

Nos enfrentamos a una situación difícil, como pocas antes hemos vivido. Pero no estamos aquí para lamentarnos. Desde nuestro sector, ponemos a disposición de la economía comunitaria y nacional todo el potencial del valor añadido que puede generar la emergente industria del cánnabis en este proceso de obligada reconversión industrial. Las posibilidades geográficas y climáticas de Canarias no convierten a nuestro territorio en un One-trick Pony[4], tan solo capaz de sobrevivir mediante el turismo -nuestra vaca dorada, para seguir con la metáfora animal-. Muy al contrario, nuestro clima subtropical, inclinación y fotoperiodo estable hacen del nuestro un paraíso con más de una cara, capaz de erguirse en baluarte mundial de una industria como la del cánnabis, que, en conjunción con nuestro régimen económico y fiscal propio no tiene rivales de su altura en todo el orbe.

Necesitamos, más que nunca, construir una industria fuerte, pero que además sea sostenible con nuestro medio ambiente. Ante la catástrofe, no cabe sino el esperanzado realismo de esta planta que tantos puestos de trabajos genera a su alrededor en forma de investigación médica, alimenticia y tecnológica; de profesionales de alta cualificación; de servicios de saneamiento, seguridad, mantenimiento; y, en fin, de la generación de un valor añadido que parecería cosa de fantasía sino fuera porque nos acompañan los números, y con ellos el mundo académico, institucional e industrial.


[1] Fuente: Directorio Central de Empresas. INE

[2] https://eur-lex.europa.eu/legal-content/ES/TXT/PDF/?uri=CELEX:52014DC0014&from=DE

[3] http://www.gobiernodecanarias.org/istac/.content/noticias/contabilidad-trimestral-canarias-noticia.html

[4] Literalmente, “poni de un único truco”. Expresión común en inglés para referirse a alguien que solo sabe hacer una única cosa bien y no cuenta con ningún otro recurso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *