fbpx

¿De qué están hablando?

No fue hace tanto tiempo cuando escuchábamos noticias como que la Audiencia Provincial de Zaragoza condenaba a prisión a los administradores de una plantación de cáñamo industrial, por aparentemente, superar los limites permitidos de contenido en T.H.C.

Esta doctrina se ha ido aplicando sucesivamente desde hace ya varios años hasta que, por fin, encontramos en nuestro país una resolución que viene a aplicar la Sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea de 19 de noviembre por la que se dicta el C.B.D no es una sustancia estupefaciente, como explicamos en este articulo.

El C.B.D es un compuesto químico que se encuentra tanto en la planta de Cannabis como en el cáñamo industrial, la diferencia con el conocido T.H.C radica en que el primero no tiene efectos psicotrópicos ni nocivos para la salud de las personas.

De esta forma, la Unión Europea hace ya muchos años que creó el Catálogo Común de variedades de las especies de plantas agrícolas, donde se incluyen las especies de semillas que, una vez plantadas, generaran una planta sin contenido en T.H.C, o más bien, con un contenido tan bajo que no es perjudicial para la salud.

¿Y qué interés puede tener una planta de este tipo sin efectos psicotrópicos?

MUCHÍSIMOS.

El C.B.D ha demostrado tener innumerables beneficios, y aún se siguen investigando: Tratamiento de lesiones, epilepsias, cremas para diferentes afecciones de la piel, relajantes musculares, e incluso existen indicios de que puede ayudar a regenerar los pulmones tras haber padecido COVID-19.

Pero no es solo el compuesto químico, también la planta en sí misma tiene muchísimos usos y ventajas: A partir del cáñamo industrial y sus fibras pueden crearse materiales textiles, papel, sustitutivos del plástico, y un largo etcétera. 

Es por todo lo anterior que, si el cultivo de cáñamo industrial tiene tantas ventajas y tan pocos inconvenientes, es contrario a la lógica la fiscalización que ha venido haciendo nuestro país sobre esta planta. 

Afortunadamente, con el paso de los años este pensamiento se ha ido abriendo camino, hasta que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea avaló el comercio dentro de la Unión de los productos a base de C.B.D, y por fin recientemente en nuestro país se ha aplicado a un caso concreto dicha Sentencia.

Así, el Juzgado de lo Penal nº 8 de Valencia dictó que el comercio de productos a base de C.B.D con bajo contenido en T.H.C no era considerado como un comercio ilícito, y ello en la medida en la que no puede considerarse a este producto como un estupefaciente, en el sentido que establece nuestro Código Penal. 

En definitiva, nos encontramos ante una Sentencia pionera en nuestro país, que deja atrás la famosa nota informativa sobre el cultivo del cáñamo, para reconciliarse con el cultivo de cáñamo industrial. 

Solo queda esperar del Legislador español una normativa clara y concisa, que deje fuera de toda duda lo que se puede y no se puede hacer con el cáñamo industrial y el C.B.D. 

¿Nos encontraremos ante un nicho de mercado sin precedentes? 

Andrea Barreto, Abogada

Inurria abogados