fbpx

La Justicia Europea frente al CBD

Atendemos un caso concreto para despejar dudas sobre la legalidad del comercio del CBD en los países de la Unión Europea.

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha dictado Sentencia en la que afirma rotundamente lo que nosotros ya hemos defendido anteriormente: El CBD no es una sustancia estupefaciente.

Dicho Tribunal analizó un supuesto en el que dos empresarios fueron condenados a pena de prisión en Francia, por vender cigarrillos electrónicos con aceite de cannabidiol (CBD) en dicho país, que habían sido creados en la República Checa; y es que en la regulación francesa en este sentido es más restrictiva que la Española o la Checa, no quedando, en términos generales, permitido el comercio de productos a base de CBD.

Ante esta situación los dos empresarios recurrieron en apelación la decisión del Juzgado Francés, decidiendo el órgano de segunda instancia plantear la cuestión ante el TJUE. Así, este Tribunal Europeo ha podido pronunciarse y declarar que el Derecho de la Unión Europea, concretamente en lo relativo a la libre circulación de mercancías, es contrario a una regulación nacional como la controvertida.

Para llegar a la conclusión de que el comercio de CBD dentro de los países miembros de la Unión Europea se ajusta a Derecho el Tribunal realizó, muy resumidamente, el siguiente análisis:

  • En primer lugar, para definir el concepto de “estupefaciente” debemos acudir a dos textos de las Naciones Unidas: El Convenio sobre Sustancias Sicotrópicas y la Convención Única sobre Estupefacientes. A pesar de que el CBD sea extraído o propio del Cannabis, según los conocimiento científicos actuales, el CBD no tiene efectos psicotrópicos ni nocivos para la salud humana. De esta forma, no queda fiscalizado por las citadas normas internacionales.
  • En segundo lugar, no existiendo norma aplicable para considerar a esta sustancia como peligrosa para la salud pública,  es de aplicación el artículo 34 TFUE, que prohíbe la restricción del tráfico de mercancías en el territorio de la Unión Europea.

En definitiva, solo podrá limitarse el comercio de mercancías cuando el riesgo para la salud pública quede totalmente probado, y no meramente hipotético, siendo el país limitante el encargado de ello. En caso de duda o falta de prueba absoluta, no puede ser fiscalizado el comercio de CBD producido en un país miembro -de conformidad con la normativa Europea e interna- en atención al carácter jerárquicamente superior de las normas de la Unión Europea.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *