fbpx

El Cáñamo, un «Súper Alimento»

El CBD, proveniente del cáñamo, es considerado un «super alimento». ¿Quién puede cultivarlo y venderlo en el mercado?

Como ya sabemos, las propiedades beneficiosas del cannabidiolCBD– son innumerables, no solo como medicamento para tratar diversidad de enfermedades, sino que nos encontramos ante lo que algunos llaman un “súper alimento”.

De esta forma, al encontramos ante un nuevo alimento, con excelentes propiedades, es normal que nos planteemos algunas cuestiones: ¿Es posible comercializar las semillas de CBD para consumo humano? ¿Quién lo puede hacer? ¿Puedo vender las semillas cultivadas en mi casa?

Con las diversas declaraciones mediante las que se declara que el CBD no es un narcótico -presentadas de forma oficial tanto por la Organización Mundial de la Salud como por parte de los organismos europeos– se abre una nueva opción de negocio para grandes y pequeños comerciantes, especialmente desde que la Comisión Europea ha entendido que el CBD puede ser calificado como alimento.

Por lo tanto, al menos en el marco de la Unión Europea, es posible comercializar el CBD, tanto sus semillas como derivados, e incluso productos con CBD añadido de forma artificial, para su consumo por seres humanos.

No obstante, no es una tarea que se pueda realizar sin control alguno. Parece claro que todos podemos plantar un naranjero en nuestro jardín, y disfrutar de un jugo de naranja recién exprimido cada mañana, pero eso no significa que podamos vender esas mismas naranjas a nuestros vecinos.

La comercialización de productos alimenticios es mucho más compleja de lo que pudiera parecer en un primer momento, dado que todos los días compramos y consumimos productos de esta naturaleza. No obstante, el Reglamento (CE) nº 178/2002 del Parlamento Europeo y del Consejo presenta una serie de requisitos mínimos para poder considerar a un producto como alimento, y establece procedimientos estandarizados para asegurar que los alimentos pueden ser consumidos por las personas sin riesgos.

De esta manera, los únicos individuos que pueden comercializar con alimentos que contengan CBD serán aquellos que cumplan, no solo con los estándares de calidad previstos en la normativa Europea, sino con toda la legislación existente al respecto: Autorizaciones administrativas, controles de calidad de la cosecha, utilización de pesticidas autorizados, controles de calidad del producto final, etcétera.

En cualquier caso, estos procedimientos ya son conocidos por muchas empresas, que cultivan y comercializan productos alimenticios a diario, por lo que cualquiera con los conocimientos y capacidades para afrontar las exigencias descritas puede formar parte de la industria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *